La figura del asesor energético para las empresas se ha convertido en algo imprescindible para aumentar la competitividad y respetar la sostenibilidad. Sin embargo, ¿sabes cuáles son las funciones y a qué retos se enfrentan estos profesionales?
¿Cuáles son las funciones del gestor energético?

Básicamente, su campo de acción se centra en la revisión de todo lo relacionado con el gasto de energía en una empresa. Además, el gestor energético valora el tipo de suministro más conveniente, dependiendo de las necesidades energéticas de cada negocio, y plantea estrategias personalizadas para tu negocio que consigan, entre otros, los siguientes objetivos:

· Conocer todas las ofertas del sector eléctrico y encontrar la que mejor se amolde a tus necesidades. Se incluye en este apartado a las compañías que ofrecen luz a precio de costo a cambio de una cuota mensual.
· Reducir el gasto en esta partida fundamental, pero sin que ello afecte al funcionamiento normal de tu empresa.
·Valorar la posibilidad de implantar un sistema autónomo de energía a través de placas solares u otros medios compatibles con la actividad profesional a desarrollar y con las instalaciones de la empresa en cuestión.
· Crear una estrategia específica que no solo se centre en reducir los costes, sino también en acelerar el retorno de la inversión, de haberse apostado por la instalación de un sistema autónomo.

¿A qué retos se enfrenta un asesor energético?

Antes de comenzar a comentarlos, consideramos imprescindible repasar dos factores que inciden, directamente, en el trabajo de un asesor:

· La actualización constante de sus conocimientos sobre el mercado eléctrico para amoldarse mejor a las nuevas normativas o cambios en el mismo.
· La posibilidad de implementar las estrategias que se diseñan para que sean personalizables a medida que se va comprobando su utilidad y su eficacia para cada cliente.

En lo que a retos se refiere, se podrían resumir en los siguientes apartados generales, si bien, es importante tener en cuenta que cada empresa tiene unas circunstancias determinadas que hay que valorar antes de comenzar a desarrollar una estrategia concreta.

La optimización de las redes energéticas
Se piensa generalmente que el asesor debe llegar a tu empresa, revisar las facturas, comprobar algunos detalles técnicos y ofrecerte un plan que se convierta en la solución a tus problemas de gasto, pero no siempre es así.

El sector eléctrico está apostando por una tecnología de vanguardia que te obligará a adaptar la red interna de tu empresa a la misma de aquí a unos años. El uso de contadores digitales fue el primer paso, pero el proceso incluirá también cambios como:
· La sustitución total de instalaciones poco eficaces que aumentan el gasto.
· El uso de energía renovable y ecológica.
· El cumplimiento estricto de las normativas gubernamentales

Es decir, el papel de un asesor no tiene relación alguna con la de un asesor económico, sino con la de un profesional que puede guiarte a la hora de dar los pasos necesarios hacia la transformación energética de tu empresa.

La apuesta por energías limpias

El buen asesor también tendrá en cuenta este factor ya que te mostrará todas las ventajas de este tipo de energías para que vayas siempre un paso por delante de tus competidores. Además, te ofrecerá un plan económico en el que podrás analizar cuándo se producirá el retorno de la inversión que realices y de qué forma afectará esta remodelación a la imagen que trasmita tu empresa en el caso, por ejemplo, de una instalación fotovoltaica.

Posibilidad de fusionarse con empresas suministradoras de energía renovable

Recuerda que estas compañías están en continuo crecimiento y que una fusión comercial, o una participación en sus inversiones, te pueden ayudar a aventajar a tu competencia más directa. Es evidente que el asesor que elijas tendrá que analizar la operación a realizar y que te dará las pistas necesarias para que sea un éxito.

No olvides que en este tipo de acciones es importante contar con un profesional que te ayude a analizar los aspectos medioambientales, fiscales, legales, contables y las posibles necesidades que pudiera tener el departamento de recursos humanos. Por lo general, se realiza un plan de viabilidad para que conozcas, con todo lujo de detalles, a qué te vas a enfrentar durante el proceso y, sobre todo, cuáles son los beneficios principales del acuerdo comercial que termines concretando.

El análisis de las inversiones a realizar

Las previsiones indican que hasta 2035, las empresas de todo el mundo tendrán que invertir unos 16 000 000 000 millones de euros para adaptarse a las nuevas normativas y para modernizar sus redes eléctricas. La apuesta por la optimización y por las redes inteligentes será una realidad, pero ¿cuál es el papel del asesor en este periodo de cambios?

Principalmente, el de darte a conocer qué va a suceder en tu sector, qué tipo de inversiones están haciendo las empresas líderes en tu nicho de mercado y cómo debes adaptarte a este nuevo escenario.

No en vano, las previsiones antedichas no se limitan a cuantificar las inversiones de las empresas de los países desarrollados, también se incluyen las de economías emergentes como algunos países asiáticos o hispanoamericanos, que ya han comenzado a dar los pasos necesarios para comenzar el cambio que les convierta en compañías mucho más modernas y competitivas.

El asesor se encargará de revisar cuál es la oferta concreta de las empresas dedicadas a este sector, cuáles son las alternativas de financiación, cómo se va a gestionar cada proyecto y qué tipo de controles de calidad y de mantenimiento se deben poner en práctica para que el resultado sea lo más positivo posible.

Ajustar el nuevo plan a la normativa vigente

Pocos sectores como el energético tienen que afrontar los cambios constantes en la normativa que regula su actividad. El asesor se encargará de actualizar continuamente esta información para evitarte el paso de sanciones.

Realizar un plan detallado
Lo consideramos un reto porque debe incluir todos y cada uno de los gastos, remodelaciones, adaptaciones y cambios a realizar. Solo así te será más fácil apostar por la propuesta que se te presente y considerarla como la más adecuada para tu empresa. A mayor especificación, mayores probabilidades de éxito.

La optimización del rendimiento diario

Este es el mayor reto al que se enfrenta el asesor y el que puede considerarse como el objetivo final de su trabajo. Cuando llamas a un experto lo que quieres es racionalizar el consumo energético, conocer los errores susceptibles de corrección que comete tu empresa y analizar cómo aumentar tus beneficios sin realizar demasiado gasto. Para ello, es fundamental que el profesional de tu elección conozca todas las ofertas del mercado, que consiga el mejor plan de precios posible y que te recomiende la compañía que se adapte a tu consumo energético.
Evidentemente, los retos anteriores tienen un peso específico que también valorará, pero, tras la aplicación de los cambios correspondientes, el objetivo a alcanzar es que dispongas de un suministro de energía renovable, fiable y al mejor precio posible.

¿Cómo puede ayudarte Linkener a lograr los objetivos indicados?

Principalmente, porque en Linkener contamos con asesores y gestores energéticos que trabajan por todo el país. Por tanto, cuando alguna empresa contacta con nosotros siempre le redirigimos a uno de nuestros partners. Todos nuestros distribuidores o partners tienen la posibilidad de ofrecerte muchas soluciones tecnológicas diferentes en función de tus necesidades porque desde Linkener somos algo así como el Amazon de la energía.

Por otro lado, siempre buscamos más partners y asesores energéticos con los que colaborar. Por tanto, estamos abiertos a recibir las llamadas y ofrecerles toda la información necesaria para que consigan más clientes y puedan renovar las soluciones que, hasta el momento, ofrecían.

Tags: Sin categorizar

Rellena el formulario si quieres contactar con nosotros sobre este tema: