Una gestión energética óptima requiere sistemas de medición precisos. Por eso, la telemedida puede ser la solución a una factura errónea o enviada con retraso por parte de las comercializadoras eléctricas. Es una garantía de una lectura correcta, producto de la actualización de la red de medidores y contadores desde la tecnología analógica a la digital. El cambio se ha realizado tanto de los que miden el consumo de electricidad como de los de gas y de agua.

Errores en la factura de la luz

La transformación digital y el uso de Internet ha hecho posible la conexión remota a equipos de medición de consumo. También se descargan y se accede a una gran cantidad de datos y a todo tipo de parámetros de consumo.

Esta facilidad y fiabilidad ha dado como resultado que los errores en la factura sean más fácilmente detectables. Además, se muestran sin necesidad de estudios pormenorizados. Por lo tanto, las empresas tienen en este sistema un aliado para combatir y evitar que los fallos les repercutan de manera negativa.

De hecho, los errores en la factura de la luz son más comunes de lo que se piensa. Esta es la razón por la que resulta recomendable instalar un sistema de telemedida, como el de Linkener.

Algunas empresas desean asegurarse de que las comercializadoras eléctricas están siendo justas con ellas. En esos casos, esta es la mejor opción y la más fiable.

¿Qué es la telemedida del contador?

Es un mecanismo que proporciona una lectura precisa, a distancia y en tiempo real, del consumo de electricidad durante un determinado periodo. Gracias a ella, la factura eléctrica siempre refleja el gasto real. Dadas sus características, no es necesario que un técnico pase por el lugar donde se encuentra el contador para comprobar el gasto.

Desde hace un tiempo, los contadores inteligentes se han convertido en un aliado para empresas, industrias y edificios públicos, ya que permiten una lectura a distancia

En España, la práctica totalidad de las instalaciones cuenta ya con los denominados contadores inteligentes. Esto ha sido posible gracias a un esfuerzo progresivo desde hace más de diez años. Se han ido cambiando los anteriores analógicos por unos digitales. En 2019, la cifra era ya de más de 27 millones de los últimos. Esto implica que más de un 99 % del total habían sido ya sustituidos con una potencia contratada de 15 kW o inferior.

En Linkener contamos con un contador inteligente gracias al cual dispondrás de una telemedida en tiempo real y sin costes adicionales. Gracias a esto, conseguirás conocer tu consumo real, avanzarte a la factura de la luz y conseguir reducir tus costes.

Telemedida del contador: solución efectiva

Este tipo de medición, y otras soluciones tecnológicas para el control y la gestión de los consumos energéticos en empresas, permiten reducir costes. Las organizaciones alcanzan altas cotas de ahorro. Así, obtienen lecturas reales, que se registran en el mismo momento que se realiza el consumo. Las estimaciones ya no son válidas, porque se conoce con precisión el gasto minuto a minuto.

Por otro lado, se tiene la opción de cambiar de contrato y se puede comprobar desde cualquier ubicación y con total inmediatez, el consumo eléctrico. Los contadores eléctricos pueden ser instalados en cualquier lugar, por difícil que sea el acceso a personas. Esto es así porque nadie va a tener que supervisarlos físicamente.

En la misma línea, otra de las ventajas tiene que ver con la tarifa de discriminación horaria. Gracias a esta forma de medición se puede aprovechar de manera óptima. Además, permite la comprobación, en cualquier momento, del periodo de facturación al que se está sometido.

A todo esto se une que, debido a la eficiencia en la gestión de las redes y los suministros eléctricos, se registra un menor índice de incidencias. Igualmente, gracias a esta tecnología es posible conocer el importe de la factura con antelación.

Tipos de contadores eléctricos

El Real Decreto 1110/2007 contempla cinco clases de contadores o puntos de medida. La clasificación se hace atendiendo al tamaño del suministro. Es decir, se organiza en torno a la potencia o energía intercambiada:

  • Tipo 1: Potencia contratada igual o mayor a 1 MW y/o energía intercambiada de más de 5 GWh.
  • Tipo 2: Potencia contratada igual o mayor a 450 kW (menor a 10 MW) o energía intercambiada mayor de 750 MWh.
  • Tipo 3: No clasificados en otros tipos.
  • Tipo 4: Tienen contratada una potencia igual o más baja de 50 kW y mayor a 15 kW.
  • Tipo 5: Generalmente, los domésticos, con potencia contratada igual o menor a 15 kW.

Habitualmente, las compañías eléctricas proporcionan tecnología de telemedida para los puntos de los tipos 1 y 2.

Funcionalidades más útiles

Esta forma de medir el consumo ofrece una serie de funcionalidades muy útiles. Entre ellas se encuentran las siguientes:
Informes detallados del consumo para analizar y reducir el gasto.

  • Datos sobre la potencia.
  • Gráficos sobre variables eléctricas.
  • Detección de consumos no deseados.
  • Implementación de alarmas para prevenir penalizaciones por una excesiva potencia.

    Todo este conjunto de factores hace de la telemedida la mejor opción para evitar los fallos de las comercializadoras.

Rellena el formulario si quieres contactar con nosotros sobre este tema: