Los puntos de recarga de coches eléctricos en España son un 3 % de todos los de la Unión Europea.
Hay 7407 de un total de 224 247. Además, se prevé que ese número se vaya incrementando y el
acceso sea más fácil y más accesible desde el punto de vista económico.


Tipos de puntos de recarga de coches eléctricos
Los aparatos para cargar vehículos eléctricos pueden ser de varios tipos según los modelos de
coche eléctrico y los modos de recarga. Estos son los principales:


Punto de Recarga de Pared ? Wallbox


Se encuentra instalado en una pared y utiliza conectores como los que puedes usar, por ejemplo,
para el suministro de tus electrodomésticos. No obstante, si lo usas es recomendable que refuerces la instalación eléctrica para que no haya sobretensiones.


Punto de Recarga en Poste (Pole)
Este tipo se ubica en un poste. Puede disponer de dos o tres tomas y ser de 44 kW o 66 kW. Lo más
habitual es que cuente con tomas laterales y frontales, lo que proporciona una mayor comodidad en el proceso.


Punto de Recarga con Control Dinámico de Potencia


Su particularidad es que proporciona una mayor seguridad, al regularse según la potencia. Así evitas cortes de suministro. Su recarga se hace con un punto de recarga CDP. Este mecanismo es el
responsable de alterar la potencia en función de tus consumos.


Características de los cargadores de coches eléctricos


Los cargadores de coches eléctricos que vienen de fábrica suelen ser portátiles y de nivel 1 de 120
voltios, por lo que se pueden conectar a los enchufes de tu vivienda. Es un proceso sencillo, aunque
no está de más reforzar la instalación para dotarla de seguridad ante sobretensiones. Si quieres una potencia superior necesitas cargadores de nivel 2. Esto requiere una instalación más completa si quieres tenerlos en tu vivienda. Además de esta clasificación, hay cuatro tipos de cargadores. Son
los siguientes:


Modo 1 o schuko
Disponen de una clavija schuko. Es como un enchufe de una vivienda y la clavija te permite conectar
el vehículo a la fuente de alimentación. Es sencillo y cómodo, pero debes cuidar la seguridad. Por
eso, está contraindicado para coches, pero sí recomendado para otros vehículos como patinetes o
bicicletas eléctricas.
El tope de corriente debería ser de 10 A (2,3 kW), aunque tiene una intensidad de 16 amperios (A). Su voltaje llega a los 250 voltios (V). Su potencia eléctrica máxima llega a 3,7 kilovatios (kW). En el caso de puntos trifásicos, dispondrás de 480 V y 11 kW.


Modo 2

Recarga coches, pero lo hace a una velocidad lenta. Úsalo para coches pequeños. Su potencia tope
llega a 7,4 kW en tipo monofásico y a 22 kW en trifásico. Su corriente alcanza 32 A por fase.
Instálalo en el garaje de tu vivienda con un adaptador o conector. Así estarás protegido contra
posibles recalentamientos. Además, te proporciona mayor seguridad que el modo 1.
Modo 3
Se usa exclusivamente para coches y requiere un conector específico de tipo 1, 2 o 4. Su fiabilidad es mayor que la de los anteriores. Ocurre lo mismo con la seguridad. También resulta más caro. Suele encontrarse en espacios públicos o comerciales. Llega a 7,4 kW en tensión monofásica y 22 kW en trifásica. De esta forma, tienes la posibilidad de recargar a 32 A de corriente máxima. Este cargador está pensado únicamente para cargar coches eléctricos.


Modo 4


Este cargador eléctrico para coche es el que carga más velozmente. Puedes cargar el 70 % de la
batería en poco más de veinte minutos. Esto hace que se use en determinados ámbitos donde se
requiere una carga rápida y se realicen desplazamientos largos. Como inconveniente, va gastando
las baterías de una manera más rápida que los anteriores. También requiere más energía. Puede
llegar a los 50 kW.


Dónde encontrar un punto de recarga


Los puntos de recarga pueden encontrarse en viviendas, comunidades de vecinos, estaciones de
servicio y otras muchas ubicaciones. Cada vez es más sencillo, porque hay apps que se ocupan de
mostrar la localización y Google también resulta útil.


Puntos de recarga en viviendas
Hay varios tipos, dependiendo de su capacidad y de la velocidad de carga. Por lo general, serán de
recarga lenta, de 16 A y 3,7 kW. Por eso, es habitual cargar el vehículo por la noche.


Puntos de recarga comunitarios
Se encuentran en zonas comunes, ya sea con instalaciones troncales o contadores principales para
cada punto. Para instalarlos es necesario que cuentes con un proyecto que cumpla con la normativa
ITC ? BT52. Esto incluye tener en cuenta criterios de seguridad, canalizaciones, accesibilidad y
medidas de protección.


Como ves, los puntos de recarga de coches eléctricos son cada vez más numerosos, lo que forma
parte de una estrategia de transición hacia una movilidad más sostenible y el uso de energías
renovables para el transporte y la industria

Rellena el formulario si quieres contactar con nosotros sobre este tema: